Tipos de narradores

En el artículo “El esquema narrativo en la novela” aludí a que uno de los componentes esenciales en un relato era el narrador, que nunca hay que confundir con el autor. El autor es el escritor que pone en acción toda la ficción narrativa. Una más (aunque muy importante) de ese conjunto de ficciones es el narrador, que sería algo así como la voz concreta (una o varias) que hace llegar la ficción a los lectores. Sin embargo, hay muchos tipos de narradores. Vamos a intentar hacer una relación breve de los que son más corrientes en narrativa. ¿Quién nos habla desde el mismo interior del relato?

Tipos de narradores

El narrador se identifica (gramaticalmente) con la persona verbal utilizada, primera, segunda o tercera. Veamos algunos ejemplos:

  • 1ª persona: yo quiero escribir (o nosotros/as, en plural)
  • 2ª persona: debes atender lo que estoy diciendo (o vosotros/as)
  • 3ª persona: él desea entrar (o ella, ellos/as)

Partiendo de esta premisa elemental, vamos a intentar identificar qué tipos de narradores son los más frecuentes, y cómo hay que entenderlos.

Tipos de narradores usuales

En primera persona:

Narrador protagonista: es como si habláramos nosotros mismos. Veamos un ejemplo:

Estuve durmiendo. Hoy me he despertado pronto. Voy a salir ahora, me siento especialmente motivado para divertirme.

Narrador testigo: Habla en primera persona, pero no es el protagonista. Un caso típico es el del doctor Watson en los relatos de Conan Doyle. El protagonista es Sherlock Holmes, pero el único que habla utilizando la primera persona del singular es Watson. Se le llama testigo porque suele ser un personaje que hace de testigo de los acontecimientos que se suceden en la narración. No interviene, o si lo hace es de un modo colateral y neutral.

Narrador en monólogo interior: intenta dar verosimilitud a personajes que de otra forma no la tendrían. Por ejemplo, en “El ruido y la furia”, Faulkner pretende mostrar el retraso mental de un niño hablando como lo haría en realidad un niño así. Otro ejemplo sería mostrar un estado onírico, o alucinatorio, etc. El escritor en primera persona y monólogo interior opta por reproducir de un modo realista esos estados de conciencia que no son los normales, o bien para expresar sentimientos confusos, o ideas caóticas, etc. Dentro de los distintos tipos de narradores, es de los más difíciles de implementar.

Narrador poliédrico: es el que adopta varios puntos de vista desde el principio. Hay varios personajes que adoptan el rol de protagonistas, pero contando los hechos desde su perspectiva. Hablan en primera persona, pero cuentan distintas cosas, incluso sobre los mismos acontecimientos. Los sentimientos, pensamientos, fantasías, etc., se acomodan a cada personaje según sus características particulares. Es también, entre los tipos de narradores, difícil de manejar, puesto que hay que ponerse (por parte del autor) en la piel de cada personaje para darle su impronta particular, su voz única.

En segunda persona:

El narrador en segunda persona se utiliza muy poco, y en el pasado todavía menos, aunque había una modalidad, la novela epistolar, en la que era muy frecuente. Las cartas se escriben en segunda persona porque nos dirigimos a un tú o a un vosotros. Ejemplos:

  • “Te escribo esta carta para decirte que hemos pasado un invierno angustioso, al no tener noticias de …”
  • “Le escribo a usted para recomendarle a mi sobrino que llegará a Londres el día…”

Hay escritores modernos que han utilizado la segunda persona para una aproximación con el lector, haciéndole partícipe de la narración. Ejemplos de tipos de narradores de este estilo serían Italo Calvino o Carlos Fuentes. Veamos un pequeño ejemplo:

No es que esperes nada particular de este libro en particular. Eres alguien que por principio no espera ya nada de nada.

Este pequeño texto es el comienzo de la novela “Si una noche un viajero”, de Italo Calvino; se dirige a un tú indeterminado que se mantiene así durante toda la narración. Es como si quisiera hablar con el lector, directamente.

En tercera persona:

Narrador omnisciente: es el tipo de narrador que ha predominado en la novela hasta hace muy poco. Es el narrador que lo sabe todo, de ahí el nombre. Entre los distintos tipos de narradores, es el que más podría identificarse con el autor que pretende contar una historia desde la lejanía y la objetividad, sin implicarse en el relato (lo que no siempre se consigue). Conoce el ambiente en general, conoce los pensamientos y sentimientos de sus personajes, no tiene dudas sobre ello, salvo las que puedan derivarse de la misma acción, incluso en ocasiones juzga (moralmente) a sus personajes. Llega a su plena culminación con la novela del siglo XIX: Balzac, Tolstoi, Pérez Galdós, Dickens, etc., todos ellos escribían desde ese punto de vista inicial. Lo conocían absolutamente todo sobre los acontecimientos, lo cual parece natural. Todavía hoy este tipo de narradores tiene mucho éxito, puesto que es el tipo de voz más fácil de llevar a un relato.

Narrador observador: intenta no juzgar a sus personajes. Esta sería la diferencia básica con el anterior. También se llama “narrador objetivo”, y sería como una cámara de cine, que registra lo que acontece sin participar en la acción. Por ejemplo:

Don Pablo extiende el periódico sobre la mesa y lee los titulares. Por encima de su hombro, Pepe procura enterarse. La señorita Elvira hace una seña al chico.

El anterior es un pequeño fragmento de la novela de Cela “La colmena”. Como vemos, el narrador cuenta lo que pasa, sin implicarse en absoluto. Basta imaginar la escena como si la captara una cámara de cine, pero así durante toda la narración. Aunque parezca fácil, no lo es. El autor tiene siempre que morderse la lengua para no intervenir en la narración. No puede juzgar nada, no puede hacer afirmaciones que impliquen una participación más activa. Procura mantenerse siempre en un segundo plano. Eso sí, deja hablar libremente a sus personajes a través de los diálogos, de la forma más directa posible.

Existen más tipos de narradores distintos, pero para un artículo tan breve, no podemos hacer más que un resumen. Para más información véase mi obra “Técnicas Narrativas Modernas”, en la sección Mis libros. En ella se explica detalladamente los tipos de narradores de forma exhaustiva y con múltiples ejemplos. Si deseas una visión más teórica, puedes mirar aquí.

Foto de Enrique Domingo, en Flickr.

Si te ha gustado el post sobre tipos de narradores, no dejes de comentarlo más abajo. O compártelo en tus redes sociales favoritas. Muchas gracias.

 

26 Comments

  1. nelson ponce 30 mayo, 2016 Reply
  2. silvia florentino 26 julio, 2016 Reply
  3. conoceelcentro 28 agosto, 2016 Reply
    • walter xavier 8 septiembre, 2016 Reply
  4. juam 19 septiembre, 2016 Reply
  5. Rossy2207@hotmail.com Sánchez M. 24 octubre, 2016 Reply
    • Jose Pimat 25 octubre, 2016 Reply
  6. sergio 17 noviembre, 2016 Reply
    • Jose Pimat 17 noviembre, 2016 Reply
  7. Nana Sánchez 3 diciembre, 2016 Reply
  8. Flavii Paz 11 enero, 2017 Reply
  9. Kevin alexis jimenez 19 febrero, 2017 Reply
  10. ANDRES 19 febrero, 2017 Reply
    • Jose Pimat 20 febrero, 2017 Reply
  11. ANDRES 19 febrero, 2017 Reply
    • Jose Pimat 20 febrero, 2017 Reply
  12. Magali 24 agosto, 2017 Reply
  13. Flou1234 30 agosto, 2017 Reply
  14. luciano velezmoro 30 agosto, 2017 Reply
    • Jose Pimat 31 agosto, 2017 Reply
  15. luis 12 septiembre, 2017 Reply
  16. RICARDO 5 octubre, 2017 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno