Temas literarios

Los temas literarios hacen referencia al contenido de la obra literaria, sin tener en cuenta el género. Es decir, los grandes temas, el amor, el odio, la muerte… de las obras literarias se tratan por igual en teatro, poesía, narrativa, etc. Se trata de un concepto similar al del “tema artístico” en cualquier arte distinta a la literatura. Por tanto, al hablar de temas literarios nos referimos a los asuntos de los que tratan los poemas, poemarios, novelas, obras de teatro, cuentos, etc. También se han llamado materias en otras épocas.

Temas literarios

 

Temas literarios frente a motivos o tópicos

Los temas son generales, en cierto modo abstractos, porque toman como base de su esencia un cierto universalismo; así se puede hablar de los temas del amor, de la muerte, de la vida, del paso del tiempo, de la guerra, del odio o de la avaricia, del viaje mítico o de la ira, por poner unos pocos ejemplos. Son temas presentes en todas las culturas, o en una gran mayoría de ellas, que los tratan de manera diferente, conforme a los valores y tradiciones de cada una de ellas.

Dicho de otro modo: los temas literarios son aquellos asuntos principales sobre los que gira la trama y que conducen, en último término, a los conflictos primarios ideados por el autor. Aunque también pueden existir temas secundarios, que interaccionan con los primarios y dan relieve a toda la trama sobre la que se edifica la obra literaria, enriqueciéndola.

Por el contrario, el motivo es concreto: la muerte heroica, el amor imposible, la vida ilusoria, el odio patológico, la avaricia extrema, etc. Representan una concreción de los grandes temas universales y abstractos. El amor es una gran palabra, un gran concepto… y como tal se engrandece hasta hacerlo imposible de visualizar. Pero si pensamos en amores cotidianos, entonces vamos poniendo el foco sobre asuntos más mundanos y, por tanto, cercanos. A un escritor le sería muy difícil hablar del amor en general, pero si piensa en dos personajes concretos, una madre y su hija, por ejemplo, ya puede imaginar un cierto tipo de amor, y reflejarlo con palabras en su novela, cuento… o poema.

Por otro lado, los tópicos, como su propio nombre indica, son materiales literarios revisitados una y otra vez y expresados en forma de expresiones convencionales, tales como theatrum mundi, panem et circenses, el opio del pueblo, la vida es sueño, ser o no ser, sólo sé que no sé nada, homo hominis lupus, Edad de Oro, alea jacta est, pruebas de amor, mal de amores, el amor es ciego, etc. Los tópicos han sido muy utilizados en poesía, pero también en prosa, especialmente en libros de pensamiento o en ensayos históricos, literarios, etc.

¿Decadencia de los temas literarios en los tiempos actuales?

Los temas literarios universales de pusieron en cuestión cuando se forjaron las vanguardias del siglo XX. ¿Cuál sería el tema de una novela como “Ulises”, o de una obra de teatro como “Esperando a Godot”, o de otra novela como “La naúsea”. En estos casos podríamos decir que los temas literarios sobre los que giran las tramas de esas obras son… la propia existencia, la nada, el vacío existencial, etc. que en el fondo también son temas importantes.

Si te ha gustado el artículo, coméntalo o difúndelo en tus redes sociales favoritas…

Foto recortada de A.M. Garrido, en Flickr

Deja un comentario si te parece oportuno