Técnicas narrativas modernas

La verdad es que no sabía sobre qué hablar hoy y he decidido explicaros de qué va a ir mi libro que saldrá muy pronto en Amazon. El libro tratará sobre técnicas narrativas modernas y nada mejor, a falta de otra opción, que exponer anticipadamente los puntos que voy a tratar en él.

Ya advierto que no va a ser una recopilación de artículos desperdigados por internet y refundidos, como suele ocurrir tantas veces. Nada de eso, va a ser —está siendo— una elaboración personal sobre las diferentes técnicas narrativas que se usan habitualmente. Para ello, he seleccionado uno por uno los textos… para ilustrar cada una de las herramientas, y he tratado de explicar de la manera más detallada posible las razones de cómo y por qué se deben utilizar las diferentes técnicas, poniendo énfasis en el epíteto de “modernas”, pero no utilizando el término en un sentido cronológico. Hay técnicas modernas que tienen cientos de años, pero hay que saber utilizarlas bien.

Técnicas narrativas

Las técnicas narrativas modernas: un catálogo

Voy a intentar resumir en una especie de catálogo improvisado qué contenidos estoy incluyendo en el manual, para que cualquier escritor, sea aspirante, novel o avanzado, pueda discernir qué es aquello que podría —eventualmente— ayudarle, en su progreso hacia una mejor escritura.

Introducción: ¿Qué significa escribir?

Se trata de una introducción de carácter general, en la que explico cuáles son para mí las claves del concepto de escritura, siempre hablando de narrativa, distinguiendo en primer lugar a los que se dicen escritores de los que “son” ya escritores. Lo expongo así, tan crudamente, porque en general se tiende a pensar que escribir lo hace cualquiera, que es algo relativamente fácil. Y no es así, de hecho es extraordinariamente difícil, pero nadie (de los que se ponen a escribir improvisadamente —como si fuera coser y cantar—) parece tener plena conciencia de este hecho.

Capítulo 1: El escritor y su entorno

Breve reflexión sobre las condiciones ideales para escribir, sobre las que ya puedo avanzar que no existen. Cada escritor es un mundo aparte y afronta la escritura con sus propias manías, hábitos, costumbres, rutinas… o como queramos llamarlo. El autor se construye su propio entorno, que en teoría es el más cómodo y seguro para él.

Capítulo 2: Las herramientas del escritor

Donde hablo de los recursos básicos a disposición del escritor: diccionarios, procesadores de texto, revisores ortográficos, incluso programas para escritores, etc. Efectivamente, existen programas para desarrollar historias, introduciendo diversos parámetros. Ni que decir tiene que eso es una locura salida de la mente de un científico loco. Solamente los autores son capaces de discernir lo que tiene sentido o lo que no en una narración.

Capítulo 3: Los géneros narrativos

En este capítulo expongo los distintos formatos narrativos en prosa, básicamente microrrelatos, relatos, cuentos y novelas, así como sus características esenciales y la forma de afrontarlos. Incluyo un anexo sobre los subgéneros novelísticos y sus principales características, basado en mi artículo sobre tipos de novelas, por supuesto actualizado y ampliado en el libro sobre técnicas narrativas que estoy finalizando.

Capítulo 4: Las temáticas

¿De qué se puede hablar al elaborar una narración? Una introducción extensa a las temáticas clásicas y más modernas, con una clasificación exhaustiva según el enfoque que pretendamos dar a nuestro relato. Explico por qué se puede hablar de todo sin cortapisas, apenas… salvo en casos muy concretos que expongo en detalle.

Capítulo 5: Las técnicas narrativas

Como es obvio, es el capítulo más extenso (un 75 % del total de páginas), dedicado en exclusiva a analizar las diferentes técnicas narrativas y su mejor uso, con numerosísimos ejemplos de textos seleccionados por mí mismo para ilustrar cada una de ellas. Como ilustración, traslado una cita del comienzo del capítulo:

Así pues, hablaré del narrador y de quién está detrás del narrador, de cómo se construye una trama y los personajes adecuados para la misma, del punto de vista inicial que adoptamos para la narración, del marco escénico empleado en el texto y de cómo utilizar el tiempo y el espacio literarios, de cómo utilizar la descripción o el uso más apropiado de la acción, cosas que tienen que ver con la voz que habla y el tono y el ritmo que imprimen a su discurso los autores , el empleo de los diálogos, la elaboración del conflicto principal y de las subtramas —si las hubiere—, de los estilos narrativos y los vicios de estilo más comunes, y por último de un aspecto un tanto menospreciado desde siempre, la corrección después de terminado el texto.

Epígrafe 5.1: El narrador y el punto de vista

En este primer apartado sobre las técnicas narrativas hablo en extenso sobre los diferentes tipos de narradores. ¿Cuándo y por qué debemos utilizar la primera, segunda o tercera persona? Para ello tendremos que dilucidar previamente el punto de vista que vamos a adoptar en la narración ya desde el comienzo, tarea nada sencilla y que será clave para el desarrollo de la trama. La cuestión del “narrador” es quizás de las más difíciles de aprehender por parte de escritores muy noveles. Saber diferenciar al autor del narrador es complicado si no se explica bien. Espero haberlo hecho.

Epígrafe 5.2: La construcción de la trama

Una vez ideado el argumento de nuestra narración, tendremos que construir sobre él una trama creíble y consistente, en la que el concepto de “coherencia” es básico. Aquí doy muchos consejos para no perderse.

Este sería el punto preciso en el que tenemos que desarrollar todo nuestro potencial creativo para el armazón del edificio —su estructura básica. No obstante, entre las técnicas narrativas descritas, quizás sea la menos complicada, puesto que puede acotarse racionalmente, aunque el que construyamos tiene que ser un edificio sin fisuras.

Epígrafe 5.3: La creación de los personajes

Una de las técnicas narrativas más complejas e importantes. El alma de una narración, sobre todo si es extensa, son los personajes de ficción que diseñemos. Ellos serán los que darán vida a las acciones de nuestra trama, y tendrán que ser creíbles para el lector, no importa si se trata de una perspectiva realista o fantástica.

Para lograr esa verosimilitud básica y esencial, no solo he seleccionado múltiples ejemplos, sino que incido en la importancia de caracterizar correctamente a los personajes, dando múltiples consejos sobre cómo hacerlo. Incluyo un anexo sobre personajes-tipo.

Epígrafe 5.4: Descripción versus acción

Este es, sin duda, uno de los capítulos más importantes sobre las técnicas narrativas modernas, puesto que la descripción ocupa un lugar demasiado visible en el hacer de los escritores poco experimentados, lo que les lleva a perderse en detalles irrelevantes para el núcleo narrativo, con la previsible pérdida del ritmo de la narración, algo importantísimo para la psicología del lector.

Incluyo también, en el mismo capítulo, mi visión particular sobre lo que los anglosajones llaman “mostrar en vez de contar”, algo que creo bastante próximo a la narrativa cinematográfica, precisamente para mejorar sustancialmente el ritmo de las narraciones, con bastantes ejemplos prácticos.

Epígrafe 5.5: La ambientación

Otra de las técnicas narrativas importantes es la ambientación del relato, que está íntimamente unida al género narrativo correspondiente. En el caso de la novela, por ejemplo, dependerá de cada subgénero —con sus códigos correspondientes— la forma en la que deberemos ambientar de modo correcto nuestro texto. También pongo múltiples ejemplos para ilustrarlo, con un sinfín de diversas observaciones para lograr nuestro propósito.

Epígrafe 5.6: El tiempo y el espacio literarios

La utilización del tiempo y del espacio en la narración no es sencilla, puesto que va a incidir directamente en el ritmo y la estructura del texto, dándole mayor o menor complejidad y sutileza. Dentro de nuestro arsenal privado de técnicas narrativas es importante saber cómo utilizar tanto el espacio físico como el ambiental, así como el uso correcto de los tiempos narrativos, que no coinciden siempre con los tiempos cronológicos. Enseño a usar estas dos técnicas narrativas con ejemplos y conceptos adecuados, modernos y actualizados.

Epígrafe 5.7: La elaboración del conflicto

Por supuesto, en toda narrativa hay implícitos uno o muchos conflictos; pensemos por ejemplo, en una novela extensa, con algunas subtramas. Cómo plantear los conflictos, cómo llevarlos a su máximo punto de tensión, cómo resolverlos, son algunas de las claves para entender el uso de esta técnica narrativa.

Para hacerlo bien, es decisivo que dotemos a nuestro texto de intriga, de suspense, que demos a nuestra estructura básica la ligereza y a la vez la consistencia necesaria para que el lector se interese, capítulo a capítulo, por lo que va a pasar a continuación.

Dentro de las técnicas narrativas modernas es de las más importantes —junto a la debida caracterización de los personajes—, porque nos va a determinar dos aspectos fundamentales: la verosimilitud de la trama y el desarrollo de la intriga (o del suspense, en su caso). Ambas cuestiones inciden mucho sobre la psicología del lector y para el éxito —por tanto— de nuestro relato.

Epígrafe 5.8: Los diálogos

El dominio de los diálogos es fundamental para que nuestra narración suene “creíble” al lector. En el uso de las técnicas narrativas, para mí siempre hay un par de componentes básicos: lo probado y lo improvisado.

Lo primero está decantado a través de los siglos o bien —en determinados géneros— a través de los últimos decenios. Lo segundo pertenece exclusivamente al escritor, al artista. Lograr unos diálogos no solo creíbles sino intensos es casi, por sí mismo, un arte. Explico cómo lograrlo, a través de ejemplos y consejos de toda índole.

Epígrafe 5.9: Los estilos narrativos

A falta de estilo propio, los aspirantes a escritores e incluso escritores teóricamente bien formados, se suelen decantar por estilos típicos. Por ejemplo, un estilo muy descriptivo, o demasiado académico y poco original, o por un estilo formal y aséptico, o bien uno de carácter monótono, etc., etc.

Lo ilustro con numerosos ejemplos de cada uno, incluso de escritores famosos —que también cometen errores, a veces—, para lograr dotar a nuestro estilo de vida y fuerza, evitando caer en el abuso de técnicas narrativas obsoletas.

Epígrafe 5.10: La voz y el ritmo

Una de las más difíciles técnicas narrativas, sin duda. Dar con el tono justo, con el punto correcto en el que las voces narrativas se expresan con el máximo vigor y con la máxima sutileza. El ritmo, por otra parte, va asociado íntimamente a la característica anterior, pero también depende de otras muchas (las transiciones, los diálogos, la acción, etc.).

El dominio del ritmo narrativo es una de las técnicas narrativas más difíciles de perfeccionar, porque no basta solamente con estudio y atención, se requiere básicamente experiencia para llegar a domeñarlo, y la experiencia solo es posible con tiempo. Pero eso no es óbice para que pueda aconsejar cómo avanzar en este aspecto, día a día.

Capítulo 6: La corrección

La corrección no es propiamente una técnica narrativa, sino una actitud del escritor frente a su texto. ¿Está ya bien, nos conformamos con lo que hemos hecho? O por el contrario, ¿intentamos mejorarlo de alguna manera?Doy una serie de consejos fundamentales para revisar nuestros relatos hasta que podamos decir: ¡es el texto definitivo!

Un error muy corriente en todo tipo de escritores es el de pensar que la primera elaboración del texto es la buena, es la “inspirada”. No existe mayor error en la escritura, creedme. Y la utilización de las técnicas narrativas modernas en su versión más óptima no sirve de nada si concebimos nuestros relatos como infalibles y casi perfectos, simplemente porque son nuestros.

Foto de Dani Sardà, en Flickr

Si te ha gustado el artículo, coméntalo o compártelo en las redes sociales. En cualquier caso, muchas gracias por tu atención, querido lector.

2 Comments

  1. Cris Mandarica 6 Abril, 2015 Reply
    • Jose Pimat 6 Abril, 2015 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno