¿Por qué escribes?

¿Por qué escribes? Esa es la pregunta del millón que suele hacerse a todo aquel al que se le ocurre (¡menuda ocurrencia!) enarbolar una pluma a modo de arma para registrar… ¿ocurrencias?

Bueno, que no cunda el pánico. Es normal que a veces no sepamos contestar. Eso sí, no se nos ocurre decir que lo hacemos porque hemos tenido una ocurrencia. Modo de ironía on. Más que nada porque eso daría una idea de despiste. Y lo que nosotros queremos es que sea un acto deliberado, determinado, lleno de fuerza y pasión.

¿Por qué escribes? Bien, porque me gusta. Esa es la contestación más sencilla y posiblemente la más acertada para contestar una pregunta tan complicada. Solemos hacer cosas porque nos gusta hacerlas, así de simple en ocasiones.

¿Por qué escribes? ¿Acaso es un florecimiento?
Florecimiento

¿Por qué escribes? Claves sobre los motivos

Tal vez, como sugiere la imagen, podría ser un florecimiento de algo. De improviso, en nuestra mente se abre paso un montón de interrogantes. Y queremos dejar constancia de ellos. Si podemos, los contestamos. Si no, al menos lo hemos intentado, que no es poco.

Sin embargo, las motivaciones humanas son múltiples y se anclan en la compleja y polimórfica realidad. Es posible, por ejemplo, que alguien piense que escribiendo se hará millonario. ¡Eso sí que sería una verdadera ocurrencia! No es que no lo haya logrado nadie, porque no es así. No obstante, aquellos que cumplen ese loable destino son una ínfima minoría. Y ni siquiera sabemos si ese era su propósito inicial. Seguramente no en la mayoría de los casos.

Otra posible explicación sería la fama o la gloria (a elegir). Los hay que la conquistan en el campo de batalla, matando enemigos (basta leer la Ilíada). Una forma más civilizada sería matar personajes, lo cual es inocuo. Aunque parezca lo mismo no lo es. En la escritura eres Dios, así con mayúscula. Puedes hacer lo que quieras. Incluso matar a Dios, si ese es tu irrefrenable deseo. De hecho, eres omnipotente, tu poder no tiene límites. Puedes hacer nacer o morir imperios en unas cuantas páginas.

Otras razones

Podríamos imaginar otros cuantos motivos para contestar a la dichosa pregunta de ¿por qué escribes? Algunos que me vienen a la mente de inmediato: como una terapia contra la depresión o el aburrimiento, qué más da, para reflejar y dejar constancia de aquello que me ocurre en vez de subir fotos a Instagram, para redimirme de los pecados pasados, presentes e incluso futuros, para divertirme, para vengarme de una triste infancia, para… ¿es necesario continuar?

Como vemos a simple vista, podríamos seguir y seguir indefinidamente, estamos en el soberano reino de la imaginación. Por costumbre, por aburrimiento, por desarrollo personal, por sentirme bien, para vencer mi inseguridad, para hacer algo útil (o inútil, según se mire), para que me lean, para desahogarme, para inspirarme, para llenar horas muertas, para documentarme sobre algo, para…

Particularmente, os contaré un secreto. Nunca me llamaron la atención los viajes… y ya tengo una edad. Al menos los viajes físicos. Sin embargo, siempre me atrajo viajar mentalmente, daba igual si lo hacía a través de imágenes o palabras. Puede ser una buena razón, ¿no? Menuda ocurrencia para contestar a la insidiosa pregunta. Es posible, el mundo está lleno de ocurrencias.

Y se me ocurre que podríamos dejarlo aquí, este es en realidad un artículo que solo ha querido ser un divertimento, sin más, con algo de humor para desengrasar estas fiestas.

Por último, si quieres leer un artículo más interesante que el mío sobre el mismo tema, te recomiendo éste. Que lo pases bien.

Si te ha gustado el artículo, podrías comentarlo más abajo… e incluso contestar a la pregunta. ¿Por qué escribes tú? También podrías compartir este contenido en tus redes sociales favoritas. Muchas gracias en cualquier caso por tu lectura.

4 Comments

  1. zaida liliana obregon rodriguez 17 diciembre, 2019 Reply
    • JPimat 17 diciembre, 2019 Reply
  2. sobrelapiel 29 diciembre, 2019 Reply
    • JPimat 29 diciembre, 2019 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.