Novela psicológica: historia, características y técnicas

¿Qué entendemos por novela psicológica? Bien, en principio es un género de novela, una forma de novelar, un estilo particular de expresar las emociones, sentimientos y pensamientos de las personas. Es lo que dicta el sentido común. Ahora haremos un poco de historia, veremos un poco por encima los antecedentes de la novela psicológica en diversas épocas, desde la antigüedad hasta hoy.

Según los expertos, la primera novela psicológica que se conoce es la Novela de Genji, cuyo origen se remonta al siglo XI en Japón. No tiene autor, aunque se considera que la cortesana Murasaki Shikibu es su autora real, debido a ciertos detalles contenidos en el “Diario de Murasaki”. Se considera la primera novela escrita en un sentido moderno, aparte de los precedentes latinos y bizantinos (El Satiricón, El asno de oro, Dafnis y Cloe).

Una de las características de la Novela de Genji (o Historia de Genji) es la profundización en aspectos psicológicos de los personajes, incluso tiene novedades como la presentación del primer antihéroe novelado. Como novela psicológica, por tanto, tiene una preeminencia precisa en la historia de la literatura universal, y en especial en la historia de la novela.

Otros ejemplos importantes, ya dentro de la novela occidental, son la Fiametta de Bocaccio o el Quijote de Cervantes. A partir del siglo XVIII, Pamela o la virtud recompensada, de Samuel Richardson, puede considerarse la primera novela psicológica de carácter realista de los tiempos modernos. También “La princesa de Clèves”, de Madame de La Fayette.

Por supuesto, el siglo XIX representa la explosión del realismo psicológico, especialmente con el ejemplo de Rojo y negro, del francés Stendhal. Después vendrían los grandes autores realistas en los que la psicología de los personajes adquiere una dimensión importante. Quizás el ejemplo cumbre de este periodo sea el ruso Dostoievski, del cual podríamos destacar numerosos ejemplos de novela psicológica, como Crimen y castigo o Los hermanos Karamazov. En el caso de España, durante el siglo XIX, Pérez Galdós o Emilia Pardo Bazán son ejemplos de este tipo de novela.

Novela psicológica

Características de la novela psicológica

  • Descripción interior de los personajes, de sus motivaciones, deseos, ambiciones, estados de ánimo, conflictos psicológicos, etc…
  • Monólogo interior, flujos de conciencia, escritos a partir de pensamientos o sentimientos de los personajes.
  • Preeminencia de la acción interna sobre la acción externa. El novelista da prioridad a la mente de sus personajes versus las acciones de los mismos.
  • Novela de personajes, frente a novela de trama o acción.

Técnicas de la novela psicológica

  • Diarios: el autor describe su día a día, enfrentado a sus propios conflictos interiores.
  • Cartas: la utilización de cartas personales dentro de la novela es una técnica bastante recurrente.
  • Rememoraciones: el autor se sirve de la conocida técnica del flashback cinematográfico, para hacer regresar a los personajes sobre sus recuerdos del pasado.
  • Diálogos internos, monólogos: el escritor da la palabra al diálogo interior de sus personajes, haciendo aflorar sus sentimientos o pensamientos a través de la escritura.
  • Desarrollo de la empatía con el lector, para hacerle identificarse con los personajes.

La novela psicólogica, en definitiva, ahonda en la condición humana, procurando que esta se manifieste en toda su amplitud. Por eso, la novela es más adecuada que un cuento o un relato corto para esta misión, haciendo que el drama y el desarrollo de la acción queden en un segundo plano respecto a lo fundamental en la novela psicológica: los personajes y su caracterización perfecta. De no lograrse este último aspecto, el experimento sería fallido, precisamente porque el lector no podría empatizar con ellos (los personajes).

A la novela psicológica también se la ha llamado “realismo psicológico”. La razón es sencilla: es difícil imaginar una novela de características psicológicas sin un componente realista. En las novelas de fantasía sabemos que predomina la acción sobre los personajes; en la novela histórica predominan los hechos históricos o los ambientes descriptivos, incluso las pulsiones morales de la época, etc.

La novela sentimental podría considerarse un subgénero dentro de la novela psicológica, en algunos casos, pero no siempre. En realidad constituye un género propio si lo que se destaca son los avatares amorosos de los personajes, pero no toda su dimensión psicológica.

El escritor de novela psicológica elabora la trama siempre bajo las pulsiones elementales de sus personajes, sus motivaciones o deseos, de forma que el lector, que los va conociendo poco a poco, siempre se pregunta qué pasará a continuación. Si el escritor de novela psicológica es hábil, llevará al lector por un camino sembrado de misterio y suspense, hasta que sepa el desenlace de las cuitas psicológicas de los personajes principales, sirviendo los secundarios de contraste con los primeros.

En resumen, la novela psicológica nos hará vivir experiencias diversas, a veces cotidianas, a veces dramáticas, bajo el enfoque personal del autor, que desgranará, a través de los personajes, sus propios impulsos emocionales y personales.

Si te ha gustado el artículo, coméntalo o difúndelo a través de las redes sociales. Gracias.

Foto, modificada, de El Coleccionista de Instantes, en Flickr.

4 Comments

  1. Alan 25 Septiembre, 2016 Reply
    • Jose Pimat 26 Septiembre, 2016 Reply
  2. Alan 25 Septiembre, 2016 Reply
    • Jose Pimat 26 Septiembre, 2016 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno