Novela policiaca: claves esenciales para abordar el género

Para empezar, hay que decir que escribir novela policiaca no se diferencia en nada a escribir cualquier otro tipo de novela. Hay aspectos narrativos que son idénticos sin importar el género que se aborde. Por supuesto, hay que admitir que, en un segundo nivel, hay que adaptarse a las características del género.

Y las motivaciones de los autores siempre son personales. Stephen King respondió así cuando le preguntaron por qué escribía historias de terror:

—¿Qué le hace suponer que puedo elegir?

No obstante, si indagamos en la historia de la literatura, vemos cómo grandes escritores (desde Allan Poe a Bioy Casares) han abordado el género con mayor o menor fortuna. Y ha habido (y sigue habiendo) grandes especialistas de la novela policiaca, desde Conan Doyle a Agatha Christie.

Al principio, tanto la crítica literaria como el público lector diferenciaban entre distintos géneros o subgéneros literarios: novela de misterio, novela criminal, novela de detectives, novela negra, etc… Hoy día, los autores suelen combinar los distintos elementos que componen los rubros anteriormente mencionados: crímenes, corrupción, crítica social, descripción de bajos fondos, enigma, suspense, intriga, sorpresa, etc…

Quien quiera tener un poco más de información puede consultar el siguiente artículo de la Wikipedia: ver aquí.

Novela policiaca

La base de toda novela policiaca es el crimen. Es imposible pensar en el género si al menos no aparece un homicidio. A partir de esta base mínima, indispensable, hay que hilvanar una historia.

Claves esenciales de la novela policiaca

La historia tendrá que tener unas características definidas. Andreu Martín, un especialista del género, las condensa en los siguientes términos:

  • Misterio: sin misterio estaríamos hablando de otra cosa.
  • Juego: el aspecto lúdico es importante, tanto para el autor como para el lector.
  • Acción: sin acción explícita, la novela policiaca pierde parte de su poder.
  • Ingenio: la trama tiene que estar bien construida (muy bien construida).
  • Suspense: es necesaria cierta emocionalidad para que el lector se sienta en el cielo.
  • Secreto: la búsqueda de una verdad oculta resulta esencial.
  • Final sorprendente: es muy importante que el desenlace no sea previsible.
  • Análisis y crítica social: a veces, los novelistas (incluso sin pretenderlo) describen y analizan el entorno social en el que se desarrolla el relato y en el que se mueven sus personajes.
  • Catarsis: el lector sentirá que se produce una alteración del orden natural que será restaurado al final, lo que conlleva una atenuación de miedos o temores.

Por supuesto, podrían encontrarse muchas más características, la anterior es solo una lista entre muchas posibles.

Consejos de los clásicos sobre la novela policiaca

  • La situación original y el desenlace deben ser verosímiles (R. Chandler).
  • La solución del problema planteado debe ser necesaria, pero también debe ser asombrosa (Borges/Bioy Casares).
  • Los personajes, el ambiente y la atmósfera deben ser realistas (R. Chandler).
  • El lector debe tener las mismas oportunidades que el detective (o quien ejerza como tal) para resolver el misterio (S.S. Van Dine).
  • El autor no debe en ningún caso confundir al lector (Chesterton).
  • Centra bien tu misterio, preocúpate por la estructura de la historia, en ningún caso debe ser algo laberíntico y confuso (P.D. James).
  • Evita las descripciones demasiado detalladas de los personajes (Elmore Leonard).
  • No metas al narrador en los diálogos, que sean bien concisos (yo mismo, sin ser maestro).

Conclusión final sobre novela policiaca

Cabe decir lo mismo respecto a este apartado que sobre el anterior, consejos puede haber miles, pero exceden de lo que es un artículo general. Por ejemplo, es conveniente no multiplicar los verbos dicendi (preguntar, aseverar, afirmar, interrogar, exclamar, etc…). En la mayoría de los casos, el simple “dijo” es más que suficiente.

Se podrían multiplicar los ejemplos, pero con que solo se llevase a cabo lo expresamente recomendado en el artículo, se habría cubierto más de la mitad de lo exigible en este tipo de novelas. Por lo demás, lo que hay que atribuir a una novela en términos generales es plenamente aplicable a una novela policiaca. Como ejemplo remito a este artículo.

Claro está que siempre hay que aceptar y adaptar a la historia las características esenciales de un género literario. Lo uno no quita lo otro. Siempre hay que pensar en el destinatario concreto de la escritura, es decir, en el lector al que nos dirigimos. En otro nivel están los genios. Por ejemplo, Dostoievski combina en Crimen y castigo las características de una novela policiaca con aspectos morales y sociales, incluso con las características específicas de una novela psicológica. En este caso cabe hablar de novelas únicas, incomparables.


Si te ha interesado el artículo sobre novela policiaca no dudes en comentarlo más abajo. O si lo prefieres, puedes compartirlo con más gente en tus redes sociales favoritas. Muchas gracias.

 

4 Comments

    • Jose Pimat 26 mayo, 2018 Reply
  1. ADAULFO EDUARDO GALVIS CONTRERAS 24 junio, 2018 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.