Estilo directo e indirecto al redactar

Cuando queremos reproducir un mensaje que nos ha dado otra persona, podemos hacerlo de dos formas, que se conocen como estilo directo e indirecto:

Estilo directo e indirecto

Definición de estilo directo e indirecto

Estilo directo: Se reproduce el mensaje de un modo literal. El mensaje se coloca entre comillas y va precedido por un verbo declarativo o de comunicación, del tipo “decir”,” indicar”, “contar”, “afirmar”,  “declarar”, “escribir”, “explicar”, “manifestar”, etc.

Juan me dijo: “tengo una deuda pendiente con Hacienda”.

Estilo indirecto: no se reproduce el mensaje directamente, sino a través de una conjunción, por ejemplo “que”.

Juan me dijo que tiene una deuda pendiente con Hacienda.

Ejemplos de estilo directo e indirecto

Pero en ocasiones los estilos directo e indirecto se introducen por medio de verbos que añaden algo más de información a lo que se dice, verbos como “gritar”, “susurrar”, “suplicar”, “reprochar”, etc., o con verbos que interpretan o comentan lo dicho, como “aclarar”, “repetir”, “recordar”, etc.

Ejemplos:

Juan gritó: “Estoy harto de que me vengan siempre con lo mismo”.

Juan gritó que estaba harto de que le vinieran siempre con lo mismo.

Juan aclaró: “No siempre estoy contento”.

Juan aclaró que no siempre estaba contento.

En estilo indirecto hay que cuidar la coordinación gramatical de la frase, como se observa en anteriores ejemplos, donde los verbos están todos en pasado, en el caso de estilo indirecto.

También se producen cambios en los pronombres de primera persona, por ejemplo:

Juan dijo: “yo soy el líder”.

Juan dijo que él era el líder.

O bien en las percepciones temporales o espaciales:

Juan dijo: “este es el día señalado”.

Juan dijo que ese día era el señalado.

Juan dijo: “hasta aquí hemos llegado”.

Juan dijo que hasta allí habían llegado.

Al margen de estos ejemplos,  “estilo directo e indirecto” es el recurso que usan en literatura, especialmente en narrativa, los escritores, por ejemplo en los diálogos, que se introducen mediante una raya  (no confundir con el guion, que es más corto):

— Juan me dijo: “vendré el viernes”.

—Juan me dijo que vendría el viernes.

Estilo directo e indirecto respectivamente, como puede observarse, según lo queramos enfocar desde un punto de vista más literal o más distanciado. Otro ejemplo con variaciones significativas entre una frase y otra:

—Juan me dijo: “En este momento me estoy convirtiendo en el hombre que siempre he deseado ser”.

—Juan afirmó que en aquel momento se estaba convirtiendo en la persona que siempre había deseado ser.

Como se puede comprobar, estilo directo e indirecto es un concepto que el escritor puede moldear a su gusto, sobre todo el segundo… no así el primero, que por ser considerado como una cita está obligado a repetir literalmente, aunque claro está que se pueden producir fallos de memoria, por ejemplo, y el personaje repite una cita que él cree literal y no lo es.

Si te ha gustado el artículo, no dejes de comentarlo o de difundirlo por tus redes sociales favoritas. Gracias.

Foto recortada de Jose Luis Cernadas, a través de Flickr.

 

Deja un comentario si te parece oportuno