Escribir una novela por etapas: pasos decisivos

Como si de una vuelta ciclista se tratase, escribir una novela puede resumirse en unas cuantas etapas recorridas, que nos llevarán desde el principio hasta el final, de un modo más o menos prefijado o metódico, lejos de la improvisación que pueda caracterizar a escritores o novelistas más experimentados.

Escribir una novela por etapas

Etapas a considerar para escribir una novela

1ª Etapa: ¿Cuál es mi historia?

Es lo primero que debes decidir, qué historia vas a contar. Aquí es conveniente, para empezar a escribir una novela, tu novela, estructurar y escribir un pequeño guion, que no debería ocuparte más de una página. Puedes utilizar un cuaderno para apuntar las etapas que debes culminar, una por una.

Así, en el guion previo tienes que imaginar unos personajes, sus circunstancias, una acción, etc. Por ejemplo:

“Manuel es un deportista de élite que conoce a una chica de la cual se enamora. Ahora bien, esta chica está comprada y muy bien pagada por un rival deportivo que desea que el rendimiento de Manuel baje en poco tiempo, para así poder desplazarlo”.

Podría ser algo tan breve como esto, o podrías añadir algunos detalles más, todo depende de si quieres prefijar un guion muy general o muy detallado, depende de ti. Para escribir una novela, uno tiene que tomar muchas decisiones.

2ª Etapa: ¿Cómo quiero contar la historia?

Aquí tendrás que anotar de una forma mucho más detallada los distintos capítulos o partes que tendrá tu novela. Por supuesto que escribir una novela no es algo que se haga en una tarde. Suele ocupar, como mínimo, unos cuantos meses, a veces años, salvo que seas Dostoievski y escribas “El jugador” —como de hecho hizo— en algunos días.

En esta etapa tienes que imaginar las escenas principales e imprescindibles de tu novela, y escribir en el cuaderno un resumen de cada una. Si son capítulos, pues el resumen del capítulo. Así ya tendrás un punto al que acudir cuando tengas que escribir de verdad el capítulo en cuestión.

3ª Etapa: Construir los personajes.

Esta parte suele ser la más difícil. Tienes que imaginar cada uno de los personajes (en nuestro caso, Manuel, la chica, el oponente deportivo de Manuel, su manager, su director deportivo, las personas de su familia, etc.). A todo eso tendrás que dedicar otra parte del cuaderno.

Para cada personaje puedes reservar una hoja entera, en la que describirás brevemente todas las circunstancias de cada uno de ellos: aspecto físico, dónde vive, con quién vive, características morales, costumbres, rituales, manías, la forma de hablar, de moverse, etc. etc. Todo lo que consideres que vaya a ser relevante en tu narración. Sigamos cumpliendo etapas para escribir una novela… no lo olvides, ¡tu novela!

4ª Etapa: ¿Qué género novelístico adopto?

Este punto es importante, y quizás debiera ser el primero a considerar. Cada género novelístico tiene unas determinadas cualidades o formas propias del género. Piensa que el público está acostumbrado a ellas y te será difícil salirte de esos patrones si no quieres decepcionar a unas personas que quizás han comprado tu libro pensando en un género en concreto. Así que debes decidir este asunto antes que nada. ¿Qué te interesa, qué te motiva?

Para la temática sugerida, se podrían emplear varios géneros y habrá que decidirse por uno: una novela de intriga, sentimental, pasional y con algún crimen, policíaca, una novela de fantasía con algún trasfondo realista o sencillamente una novela dramática normal y corriente.

También podrías considerar híbridos de lo anterior: una novela deportiva y sentimental, una novela dramática pero también de intriga, etc. Siempre hay muchas opciones a considerar y deberás decidir en función del público al que quieras llegar, y también de tus preferencias a la hora de escribir una novela.

5ª Etapa: Cómo comienzo a escribirla.

Por supuesto, en una etapa previa, tendrás que haber decidido el comienzo, el arranque. Podría ser, por ejemplo, en el primer capítulo donde comience a rodar el pelotón de ciclistas, es decir, donde comience la acción, o podría ser que optases por dedicar el primer capítulo al planteamiento y a la descripción de algunos personajes (uno o varios capítulos).

En nuestro caso, podría ser el encuentro casual entre Manuel ya la chica, y podríamos decidir que ese encuentro se produjese ya en el primer capítulo. Lo que sí es importante es que como novelista vayas dosificando la información que entregas al lector, para poder interesarle mejor y, en definitiva, para que siga leyendo.

6ª Etapa: Cuándo aparece el primer conflicto.

Normalmente el conflicto principal suele aparecer hacia la mitad de la novela, eso suponiendo que no haya subtramas paralelas o alternativas. Tendrás que ocupar varios capítulos para llegar a la exposición cruda del conflicto (o conflictos) que hubiere, y tendrás que ir resolviéndolos en otros cuantos capítulos.

En el caso que nos ocupa, Manuel se ha enamorado de la chica y se siente feliz, pero comienza a notar que su rendimiento deportivo está bajando, y después, en una fase posterior, comienza a sospechar algo, por algunas circunstancias aleatorias que no sabe explicarse, etc… A lo mejor, la chica también se está enamorando de Manuel, y los planes iniciales del rival deportivo se ven obstaculizados. Hay mil circunstancias que podrías imaginar para escribir una novela con esta trama.

7ª Etapa: El clímax de la narración.

Hacia los tres cuartos de la novela, ya deben estar todas las cartas sobre la mesa; los intereses de unos y de otros confluyen en un punto de máxima tensión, en el que la acción se dispara y progresa muy rápido, haciendo prever ya el final al lector, aunque ocultándole el desenlace previsto inicialmente.

Cada personaje ya debe haberse revelado con lo mejor y lo peor de sí mismos y tú, como escritor, debes decidir cómo estalla toda esa tensión dramática acumulada a lo largo de los capítulos previos. Naturalmente, todo dependerá del género novelístico que hayas adoptado desde el principio, para modular los conflictos y darles una salida acorde con ese género.

8ª Etapa: El desenlace.

Uno de los puntos más importantes para escribir una novela es decidir el final que le damos a la historia. Puede que hayas elegido darle un final dramático, o violento, o feliz, o sorpresivo, etc. Las posibilidades al respecto sólo dependen de tu imaginación. Hay que tener en cuenta, eso sí, que el final debe estar acorde con el resto de la novela, y que debe dejar un buen recuerdo en el lector, que valorará si le ha producido sorpresa, o una sensación agradable, o tosca, o precipitada y decepcionante, etc.

Y en fin, estas son las etapas esenciales para escribir una novela sin perjuicio de que haya etapas contrarreloj, como podrían ser: ¿cómo busco editorial, lo publico por mí mismo, lo cuelgo en internet, lo publicito en las redes sociales, etc. etc.? ¡Pero eso ya sería otra historia! La historia de escribir una novela y después publicarla.

Si te gustado el artículo coméntalo o difúndelo en tus redes sociales. Gracias.

Foto recortada de Enrique Blanco Ramos, en Flickr.

2 Comments

  1. elizabeth 22 Abril, 2017 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno