Clases de palabras con ejemplos

Las distintas clases genéricas de palabras:

  • Nombre: gato
  • Artículo: el gato
  • Pronombre: él anda
  • Adjetivo: gato lindo
  • Verbo: el gato salta
  • Adverbio: el gato salta ágilmente
  • Preposición: el gato salta hacia el estante
  • Conjunción: el gato corre y salta
  • Interjección: oh, qué gato más lindo

 

 

 

Clases de palabras


Clases de palabras y su significado gramatical

Ya vimos en un artículo anterior las clases de palabras existentes y ampliamente admitidas desde hace siglos. Hoy profundizaremos un poco sobre ellas. Para una visión general, puede servir de introducción esta entrada de Wikipedia: Palabra.

El nombre

Se trata de cualquier objeto del que pueda decirse algo. Las oraciones se articulan en torno a un sustantivo y a un verbo que realiza “algo” sobre el nombre. Por ejemplo: Juan come. Es la frase más elemental que podemos construir, salvo aquellas que no tienen sujeto: llueve, truena, nieva, etc. Salvo que queramos decir que “la lluvia llueve“, lo cual parece una clara redundancia.

El artículo

Es un simple señalizador del nombre, del que destaca alguna cualidad, definida o indefinida. Cuando los indios en las películas decían: “yo querer mujer“, en realidad reducían el lenguaje a su mínima expresión. En realidad, si conocieran mejor la lengua de sus enemigos (o amigos, depende) podrían decir más exactamente: “yo quiero a la mujer que está a tu lado”, o bien “yo querría a una mujer blanca”.

El pronombre

Pertenece a las clases de palabras que han dado mucho trabajo a los gramáticos. Puede sustituir a un nombre, o bien puede conectar una frase subordinada. Ejemplo de lo primero sería “él duerme”. Ejemplo de lo segundo sería; el pelo de la gata, que era de una suavidad muy particular, se estaba erizando.

El adjetivo

El adjetivo califica a un nombre, por lo general. Gato lindo o expresión torcida serían ejemplos. Hay mucho que hablar sobre los adjetivos, pero lo haremos en otra ocasión.

El verbo

Son las palabras que expresan acción, acción sufrida generalmente por el sujeto de la frase o de la oración. Además de los ejemplos usuales, sería conveniente fijarse en que hay distintos tipos de verbos, por ejemplo transitivos e intransitivos, también reflexivos.

El verbo transitivo es el que menos problemas da, puesto que hace recaer la acción sobre un objeto directo: por ejemplo “Juan come las patatas“. Los intransitivos no tienen objeto directo. Por ejemplo, no solemos decir “Juan corre el suelo“, aunque sería perfectamente correcto decir: “Juan corre hacia la iglesia” (es decir, la iglesia no recibe la acción directa del correr de Juan).

El adverbio

Son clases de palabras invariables, que no son modificables, y que generalmente afectan al verbo en diversos parámetros. Por ejemplo, si queremos decir cómo corre Juan, podríamos añadir adjetivos, adverbios, etc… para calificar esa acción. Juan corre veloz. Juan corre lento. Juan corre ágilmente, etc…

La preposición

Es un tipo de palabra que conecta otras de diversas formas. Si decimos que “Juan corre hacia la iglesia”, estamos diciendo con ese “hacia”, que lo hace en una determinada dirección.

La conjunción

Conecta frases y las simplifica. Por ejemplo, en vez de decir que Juan habla y Juan mira y Juan estornuda a la vez, decimos simplemente: “Juan habla, mira y estornuda”. Economía del idioma, se llama.

La interjección

Es el patito feo de las distintas clases de palabras, ya que hay muy pocas que se utilicen habitualmente, como hola, oh, ajá, etc… Simplemente expresan estados de ánimo, saludos, aquiescencias, etc…

Si te parece bien deja un comentario sobre lo que se te ocurra.

2 Comments

  1. vivix 4 febrero, 2016 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno