Bloqueo creativo: cómo superarlo definitivamente

Como este es un sitio sobre literatura, nos vamos a referir exclusivamente al bloqueo creativo en este ámbito, pero bien podría proyectarse a cualquier otro, porque en esencia hay algunas características que son comunes en estos casos, no importa si uno es pintor, arquitecto o músico. O incluso en el sencillo caso de que uno solo tenga un blog personal y escriba solo para su disfrute o el de sus visitantes, no importa… en todos las circunstancias podemos sufrir el bloqueo creativo (o no).

¿Qué es lo que nos hace entrar a veces en ese tipo de parálisis de la que no sabemos salir? La famosa y para algunos terrible “página en blanco” que nos remite a un vacío existencial próximo a un estado de desesperanza y temor. Sin embargo, todo tiene explicación y voy a tratar de dar algunas pautas y consejos cuando nos atenaza una situación parecida a la descrita en este par de párrafos iniciales.

Bloqueo creativo

Algunas claves del bloqueo creativo

En primer lugar, vamos a lo evidente. Si nos encontramos cansados, estresados, faltos de salud, de energía, es normal que no nos salga nada bien. Esto lo damos por descontado y el consejo básico en estos casos es descansar, reponer energías… y todo volverá a estar en su sitio, de manera que el bloqueo creativo habrá sido un estado pasajero y desaparecerá como vino. Cuidado con el sueño, porque una falta de sueño provoca un bloqueo general del cerebro. Hay que dormir bien para sentirse bien.

Sin embargo, puede haber otros estados que no sean necesariamente físicos o fisiológicos, que estén más próximos a lo que llamamos mental o psicológico. En ese caso, el bloqueo creativo se deberá a una especie de “parálisis” de alguno de nuestros mecanismos mentales. Vamos a hacer una lista somera de posibilidades reales de bloqueo creativo.

  • Falta de seguridad: es posible que en algún momento flaqueemos y sintamos que no tenemos la suficiente seguridad en nosotros mismos para seguir adelante. Obviamente, la solución consiste en ganar seguridad como sea, bien reafirmándonos como personas o como escritores, o ambas cosas.
  • Cambios de hábitos de vida: el salir de la rutina diaria supone para muchas personas un cambio que sufren y resuelven mal. En cualquiera de los casos, también resulta evidente que se trata de un cambio pasajero y que todo volverá a su sitio debido. Es cuestión de tiempo.
  • Dudas sobre nuestro talento: algo muy común en todo tipo de escritores, incluso en aquellos que ya han publicado algo y que han sido de algún modo halagados y ensalzados de distintas formas. Bueno, esta situación —que como digo es muy común— no es tan grave como parece. Lo primero que debemos tener presente es que nuestro talento, sea el que sea, está ahí, permanece idéntico a lo largo de nuestra vida. No es una cuestión que nos deba preocupar, solamente tendremos que reajustar nuestra propia percepción si somos conscientes de que nos han halagado demasiado por determinados conocidos o amistades que no nos han dejado ver con cierta objetividad nuestras limitaciones.
  • Falta de ideas: otro ítem habitual en el bloqueo creativo. A veces podemos llegar a pensar que nuestro cerebro está vacío, que ya no podemos alumbrar nada nuevo. Esto es rotundamente falso. Siempre podemos ser creativos, es algo consustancial a nuestro ser como humanos, el que no tengamos ideas en algún momento, no quiere decir que estemos agotados como creadores. De lo que se trata es de buscarlas. Y hay mil modos para hacerlo, pero eso es algo a lo que dedicaremos otros artículos, así que paciencia.
  • Nivel de autoexigencia desmesurado: es un problema del que puedo hablar en primera persona, puesto que he escrito mucho y todo ha ido a la papelera, por considerarlo sin valor o de escasa calidad… lo que implica el no haber publicado a día de hoy ninguna obra, si bien he participado con relatos, microrrelatos, poemas, etc., en páginas web, foros, etc. Es un problema que suele resolverse haciendo bajar a la tierra ese nivel exagerado de exigencia de una excelencia que nunca alcanzaremos. Ni el más grande escritor que podamos imaginar está libre de defectos y fallos de toda índole, es algo humano y natural.
  • Actitudes negativas: otro problema muy común y extendido. A veces tendemos a ver lo negativo de la vida, de las personas o de nuestra escritura. A ser posible, la solución pasa por cambiar de actitud, por ver la parte positiva, por ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío (siendo el mismo vaso), por valorar incluso lo que hacemos mal, puesto que no es más que un camino que nos debe llevar a una meta superior. En definitiva, pasa por una relajación interior que solo puede hacernos bien para superar ese bloqueo creativo que puede llegar a afectarnos personalmente.
  • Falta de motivación: es también algo muy humano y no tenemos que reprocharnos nada. A veces estamos desmotivados para hacer cualquier cosa (no me refiero solo a escribir) y tenemos que poner los medios para volver a motivarnos, por ejemplo en un trabajo, para seguir una dieta o para cumplir con los deseos que nos hacemos siempre al final de cada año. En el caso de la escritura, cuando a mí me ha pasado eso lo que he hecho ha sido cambiar de chip y acudir de nuevo a la lectura. A mí me ha funcionado estupendamente esta estrategia, pero cada persona es un mundo, y cada una tiene que hacer el esfuerzo de automotivación que mejor le vaya para superar ese pasajero bloqueo creativo.
  • Problemas personales: ni que decir tiene que como tales, son personales y difíciles de acotar en un artículo, pero sí puedo dar un consejo muy amplio. Si tienes problemas personales, sean del tipo que sean, prueba a utilizar la escritura como una terapia propia. Escribe en un cuaderno todo lo que se te ocurra, sin fijarte en que debe tener sentido o que debe estar bien escrito. En este caso, estas consideraciones no cuentan, puesto que de lo que se trata es de liberarse de esos problemas que pueden ser de muy diversa índole. Y una forma de liberarse es exteriorizarlos a través de una escritura libre y espontánea.

Bien, amigos, podríamos hablar más sobre el bloqueo creativo, pero creo que hemos definido el problema y hemos dado algunas claves para el desbloqueo. Tal vez no sean todas las claves ni describamos todos los casos posibles de bloqueo creativo, pero creo que para tratarse de un artículo general sobre el tema, es más que suficiente.

Si te gustó el artículo, favor de comentarlo más abajo y de difundirlo en tus redes sociales, para que llegue al máximo de lectores. Muchas gracias, en cualquier caso, por tu atención, si has llegado hasta aquí.

Foto de Andrea Floris en Flickr

3 Comments

  1. Arantxa Rufo 7 julio, 2016 Reply
  2. elizabeth 29 abril, 2017 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.