Beneficios de la escritura a largo plazo

En un artículo anterior hablamos de la escritura como terapia. Hoy vamos a profundizar un poco más en los beneficios de la escritura a largo plazo, lo que significa de verdad escribir de un modo habitual y qué podemos conseguir con ello.

¿Por qué la escritura tiene esa capacidad única de unir en un todo nuestra parte más racional (hemisferio izquierdo del cerebro) con nuestra parte emocional, afectiva, intuicional (hemisferio derecho). Pues en primer lugar porque nuestro propio cerebro no son dos mitades aisladas, eso sería un poco incoherente con lo que de hecho es el ser humano, un ser inteligente pero también con necesidades afectivas… un ser que resuelve problemas enfrentándose a ellos, pero también un ente que intuye, que siente, que presiente, etc…

Todo aquel que conozca un poco por encima las terapias psicoanalíticas y que sepa cómo se expresan los pacientes, verá enseguida que de sus palabras se deducen en muchísimas ocasiones un conflicto larvado entre sus creencias o sus razonamientos y sus afectos o sentimientos. Ese conflicto es el que la escritura puede sacar a la luz sin necesidad del diván de un psicoanalista, que te va a cobrar unos buenos emolumentos por su visita (que no es precisamente de las más asequibles).

Beneficios de la escritura

Beneficios de la escritura en forma de lista

  • Estructura el pensamiento, que suele ser desordenado y algo anárquico si no lo dominas y sometes a tu voluntad.
  • Pones orden en tus afectos, a través no solo del pensamiento, sino también al hacerles una visita, en tanto escribes y te vuelcas con tus propios sentimientos.
  • Tu sensibilidad sale a flote, puesto que estás obligado a repensar muchas cosas que normalmente las vivimos de forma inconsciente.
  • Las frustraciones, miedos, inseguridades, fantasmas, ansiedades y preocupaciones las puedes encauzar a través de la escritura, lo que proporciona una fuente de madurez personal inimaginable.
  • Para expresarte como ser humano al margen del otro. Puedes hablar de algún modo con aquellas personas que ya no están en tu vida, por un motivo u otro, ya sea para recordar o para olvidar, para reprochar o para afirmarte como persona, da igual. Es un modo de comunicación único porque no es necesario que la otra persona esté presente.
  • Para desarrollar tu fantasía de un modo creativo, aunando el relato con tus vivencias, incluso con aquello que te habría gustado vivir, y hablo también de una narración realista, no necesariamente de una escritura de carácter fantástico, que también.
  • Para utilizar las palabras de modo positivo, sin necesidad de esconderlas o censurarlas, sobre todo si escribes para ti mismo y no estás buscando hacer un best seller.
  • Para reparar tu salud dañada. Estudios científicos y rigurosos han demostrado los beneficios de la escritura en relación con el sistema inmunitario, al problema del insomnio, al control sobre el alcohol o las dietas, incluso sobre la presión arterial.
  • El desarrollo de la autoestima. Muchas mujeres —pero también hombres— han encontrado en la escritura una forma de valorarse a sí mismas que habían perdido por el camino de la vida, en ocasiones por experiencias traumáticas. Los beneficios de la escritura en este orden son inmensos, y cada día mejor comprendidos.
  • Ser conscientes de que a través de la escritura se mejora la capacidad para elegir, para escoger entre diversas opciones y, posteriormente, tomar las mejores decisiones respecto a la propia vida, lo cual, evidentemente, es fuente de bienestar y progreso personal.
  • Evitar la rutina. ¿Cuántas parejas se pierden por la rutina? Y bastaría con que tomasen la pluma y expresasen quizás lo que no pueden decirse, tal vez porque representan aspectos hirientes que no quieren afrontar cara a cara. Pero escribir les ayudaría a hacerlo. Otro más de los innumerables beneficios de la escritura.
  • Interpretar el mundo. Mucha gente que no entiende cómo es y cómo funciona el mundo comienza a entenderlo una vez se pone a escribir, por lo que hemos dicho en el primer punto: escribir es estructurar el pensamiento de forma efectiva.
  • Liberación emocional. Otro más de los beneficios de la escritura que se olvida con frecuencia. Como seres humanos debemos tener cierto equilibrio entre lo que pensamos y lo que sentimos, es preciso que nos liberemos de aquellos pensamientos y emociones que nos son perjudiciales. Al escribir les ponemos nombre, y al mismo tiempo los entendemos y nos liberamos de ellos.
  • Desarrollar nuestra propia identidad. No nos conocemos a nosotros mismos porque en realidad nunca hablamos cara a cara con nuestro otro yo. Escribir te obliga a ello, incluso de forma inconsciente.
  • Y por último, porque de otro modo la lista se haría interminable, otro de los beneficios de la escritura que jamás tenemos que olvidar es que de algún modo —no necesariamente racional— escribir es como soñar despierto. Y tus sueños al escribir siempre puedes cumplirlos. Depende del final que le des a tus relatos o poemas.

Como resumen, yo os diría, sinceramente, que escribir no es solo una cuestión de terminar un libro y venderlo. Los beneficios de la escritura se cuentan por decenas, solo hay que pensar, ¿cuál de ellos es el que más me conviene?… ¿y cómo puedo desarrollarlo?

Si te ha gustado el artículo, no dudes en comentarlo o si es posible… compártelo en tus redes sociales. Gracias.

Foto de cainSan en Flickr.

6 Comments

  1. annabolox 15 Enero, 2015 Reply
    • Jose Pimat 15 Enero, 2015 Reply
  2. Numa Maldonado 30 Marzo, 2015 Reply
    • Jose Pimat 31 Marzo, 2015 Reply
  3. Gabriel Ramos 21 Septiembre, 2015 Reply
    • Jose Pimat 22 Septiembre, 2015 Reply

Deja un comentario si te parece oportuno